Yoga para niños y adolescentes


[Este artículo se presentó originalmente en la revista kids]

Cuando hablamos del yoga para niños y adolescentes, automáticamente pensamos en todos quietos, acostados, meditando o haciendo estiramientos. Nos puede pasar por la cabeza que sea sólo para niños “estresados”, inquietos o incluso que la práctica los puede traer hacia alguna religión o secta, pero el yoga para niños y adolescentes no es nada de esto.

La clase de yoga para estos grupos es muy diferente de las clases para adultos. Es una clase donde todos pueden participar y tener la oportunidad para conocerse.

Ante el actual modelo social y económico, desde la infancia están sometidos a muchas exigencias y competitividad. La alta sobrecarga de actividades está provocando un avance tanto fisiológico como mental de la adolescencia.

Esto se nota en el cuerpo y en las emociones. Muchas veces el cuerpo dice aquello que la boca no puede expresar. Hombros caídos, espaldas encorvadas, piernas poco flexibles, son algunos de los indicadores físicos que nos pueden dar información en el ámbito emocional. Algunos de estos indicadores podrían estar relacionados con la falta de flexibilidad hacia las situaciones diarias de la vida, altas exigencias, angustia e introversión entre otras.

El yoga para niños y adolescentes busca fomentar el autoconocimiento mediante diferentes técnicas. Es mediante su cuerpo que podrá expresar aquello que tiene en su interior. Entendiendo su mundo, podrá con tiempo, entender el mundo que lo rodea. En la clase puede expresar lo que está sintiendo, lo que entiende, puede cuestionar, y puede vivir las experiencias con la intensidad que sienta, para poco a poco forjar y fortalecer su yo interior.

Algunos de los objetivos que busca conseguir el yoga por Niños y Adolescentes:

  • Expresión y Conciencia Corporal: donde está cada parte y cómo está el cuerpo. Poder expresar cómo están y como se sienten.
  • Desarrollo Emocional y Físico: diferenciar los estados de ánimo, aprender a entenderse a sí mismo y al otro. Desarrollar la flexibilidad, el equilibrio emocional y físico.
  • Relajación y Meditación: aprender a disfrutar del silencio, a parar, a reflexionar. Aprender a controlar su mente.
  • Respiración: qué es respirar y cómo se puede respirar. Como la respiración puede ser una herramienta para utilizarla a favor en diferentes situaciones.
  • Relaciones Inter e Intrapersonales: trabajo en equipo, empatía, como se relaciona con los otros y consigo mismo.
  • Creatividad: para expresar, para vivir, para resolver, para crear movimiento dentro y fuera de su entorno. Como buscar alternativas para resolver las situaciones del día a día.

Para poder desarrollar los objetivos la base son los juegos con yoga. Es así como conseguimos que disfruten, sean ellos mismos, libres y felices. Sin preocupaciones, obligaciones, competiciones o puntajes. Sólo por la simplicidad de reir y aprender sobre ellos mismos y su entorno. Eso si, cada edad con sus objetivos y actividades ajustadas a sus necesidades, perfiles y desarrollo físico.

El yoga es una herramienta por toda la vida. Una vida llena de emociones y acontecimientos. El complemento perfecto por las otras actividades que hagan, sean físicas o intelectuales, puesto que colabora con la mejora de la postura y de los movimientos técnicos de las distintas modalidades deportivas, así como con las actividades intelectuales. El yoga ayuda a estar confortable y en un estado de relajación perfecto para aprender y enseñar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *