Los Magos de la Navidad


Por estas fechas Santa Claus y los Reyes Magos, nuestros Magos de la Navidad,  tienen mucho trabajo. Centenares de cartas llegan de todas partes, con promesas de ser mas buenos, con afirmaciones de haberse portado bien y miles de ilusiones y deseos.

Es un momento mágico para los niños y para todos que disfrutan de estas fechas. Sabemos que cada año los Magos de la Navidad tienen más trabajo para poder llegar a la cantidad de cosas que se les pide.  Todo está más, más caro, más exigente, más y más.

Los niños quieren siempre más y aunque suene raro, cada vez se les da más. Me gustaría hoy que pensáramos un poquito en el futuro que estamos enseñando a nuestros pekes cada vez que permitimos que los Magos de la Navidad les traigan todo lo que piden.

Durante el año es muy común que los pekes reciban regalos, sea por el cumple, santo o motivo desconocido. He visto tantas veces  en los cumpleaños, a niños abriendo como desesperados los regalos sin saber ni siquiera quien los regaló. Miran el regalo y ya lo dejan de lado y cuando terminan recogen todo lo meten en una bolsa  y aquí no ha pasado nada.

No ves en sus ojos ilusiones ni alegría, simplemente una máquina de abrir paquetes. Entonces, ¿qué valor tiene ese regalo?

Otro punto y vuelvo a tocar en el tema, son los equipos informáticos, videojuegos, móviles, tablets y lo que pueda surgir por ahí. La tecnología es genial, pero hay que cogerla con pinzas. Vamos a respetar las edades, los intereses y las necesidades.

Pensemos un poquito más adelante, os pongo un ejemplo, si a tu peke con 6 años le das una tablet de regalo que le vas a tener que dar cuando haga 18, ¿la tienda de apple?

O en otro ejemplo, si con 5 años le das como regalo poder ir a unas colonias, con que argumento le dirás a los 16 que no duerma fuera de casa cuando salga con sus amigos.

Si a tu peke de 4 le “enchufas” una tablet, móvil o ordenador, cada vez que te molesta o no te deja hacer algo, como le vas a pedir a los 8 que te abrace o que tenga ciertas actitudes más familiares en vez de querer estar enganchado en una pantalla, solo en el comedor, habitación o despacho.

Son cosas que con el calor de la emoción y de las caritas que ponen cuando escriben sus cartitas, muchas veces no son pensadas y que más adelante pasaran factura.

Enseña a tus pekes a dar valor a los regalos. Que tengan un sentimiento por él y por la persona que se ha parado un tiempo a pensar en él y a lo que le gustaría recibir. A cuidar de lo que tiene y a regalar lo que no usa.  Acuérdate que solo son niños y que aún tienen que aprender sobre el valor de las cosas y sentimientos.

Y si quiere algo con mucha ansia, enseñar a ahorrar para conseguirlo, que sienta el valor de las cosas. En Francia es muy normal hacer pequeños mercados con cosas usadas y los niños también van con sus familias y venden los juguetes o cosas que ya no quieren. Los papis les ayudan a negociar y a valorar lo que tienen.

DABDQ2Xft5o

En Septiembre de este año estuve en uno y me encantó. Compre de una adolescente un corazón de maderitas, como una guirlanda,  que hoy lo tengo decorado para navidad. De una nena de unos 9 años, unos guante de minnie que utilicé para el cumple de 1 año de mi sobrina en Noviembre y un porta fotos que aún lo tengo en espera para un nuevo proyecto en mente.

Por eso estas navidades que nuestros Magos de la Navidad nos traigan regalos, alegría, diversión, conciencia y emoción. Aprovecha los nuevos regalos para empezar a enseñar el desapego, el compartir y dividir.

Felices fiestas a todos!

Y un 2015 maravilloso!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *